II dan By Sergio & Leny

 examen3

Donde siempre. Ahí empezaba este viaje. Aparcada donde siempre nos esperaba a todos, quién si no, el que siempre está. Ese soporte duro y que nunca falla, como reza su furgoneta, “Carmena”. Pero no solo trabaja con mármol, que lo hace incluso conduciendo llevándonos a unas cuantas historias distintas de camino a nuestro siguiente capítulo, sino que lo hace con cada uno de nosotros: dándonos humor, poniendo nuestros conocimientos a prueba y desvelando algún secreto que otro (uy vaya…creo que esto no debería haberlo escrito).

Y así pusimos rumbo a Benicassim Leny, Iván, Miguel y yo. Dormidos, despiertos, tranquilos, nerviosos, ¡hambrientos! Cuando ya alguno iba degustando el más que posible tradicional plato italiano que iba a caer para cenar, nos esperaban el sabum nim Zabini, bo sabum nim Matteo y sus chicos con una demo de lo que sería el examen del día siguiente. Siempre bien recibidos, aguantamos, procedimos con la ansiada cena y pasamos una noche reparadora en la “ciudad de vacaciones” (sin hacer publicidad, que no han pagado adwords para nuestra web).

Distinto concepto, mismas sensaciones. Uno llevaba tiempo sin pasar por la experiencia de examen, unos cuantos ha visto desde la barrera en los últimos años, y justo cuando le toca, cambios. Cambios sí, pero a eso veníamos, a cambiar, a cambiar de cinturón y a un cinturón muy especial para muchos. Una primera hornada de cinturones negros I DAN de la escuela de Benicassim, tras mucho esfuerzo y dedicación, propia y de su instructor, una pareja inseparable de Madrid, delante del instructor que les vio ponerse el cinturón blanco, sabum nim Veyssiere, de los que leeréis a continuación sus experiencias, pero que desde mi perspectiva son el ejemplo de dedicación y entrega porque no fallan nunca ninguno. Mérito especial tiene nuestro profesor, Miguel, y su curiosidad, su interés, su dedicación, su autoconocimiento… Un estilo propio que no hace otra cosa que ir a más con los años.

Luego estamos algún que otro perro viejo al que no hay otra cosa que decirle “¡ya era hora eh!”. Y sí, es cierto, ya era hora, pero estos años en pause me han dado una cosa: perspectiva. Para ver el examen de otra forma, para aprender algo más que técnica, refrescar conocimientos y profundizar un poco más. Para ver que ha llegado el momento de empezar a poner al servicio de los demás esos años, esa “experiencia”, que por poquita que sea, ya es, y tal vez a alguien en algún momento le servirá. Aunque sea para estar tranquilo haciendo cosas que no ha preparado o para aprender algún truquito de perro viejo que haga más fácil lo difícil.

Esa es mi visión, no solo un examen, un nuevo enfoque, un viaje que empezó dónde siempre y que ha abierto la puerta a un nuevo destino todavía por explorar.

Leny dixit: ¿Para mi el II Dan? Un pasito más hacia grandes experiencias y éxitos y un sueño cumplido más… Para mi el día del examen empezó más pronto que para el resto de mis compañeros con un gato a mi lado durmiendo encima de mi dobok, y acabó con lágrimas de felicidad en los brazos de mi querido sabum nim Veyssiere! Esperaba este examen desde hace mucho tiempo y cuando por fin estaba en mis manos no podía creérmelo! Era muy feliz… me sentía orgullosa y lo disfruté incluso más que el de I Dan! Además éste era el mejor regalo de cumpleaños que habría podido pedir e imaginar jamás! Ahora sólo queda una cosa… demostrar que me lo merezco y subirlo más de una vez en lo más alto! Gracias a todos los que me han ayudado, apoyado y han confiado en mí. También a los que ponen la mano en el fuego por mi una y otra vez porque saben y confían de que puedo superar lo que se me ponga por delante! "NO PARES HASTA QUE TE SIENTAS ORGULLOS@" increíbles palabras de sabum nim Zabini que nos acompañaron durante el examen y que seguramente me acompañarán muchos años más!  Gracias!

Leave a Reply