Rumbo al Europeo de Liverpool

Este año es especial, ha habido un cambio de ciclo, echamos ya de menos a los que faltan pero llegan nuevos refuerzos con fuerza, energía y ganas. Aunque sobre todo subrayo lo que para mí es lo más importante: la idea principal se mantiene,  el espíritu de equipo, se regenera y perdura más allá de las personas y, cuando uno cree, en este caso yo, que el fuego se apaga, de repente salta una nueva chispa, el fuego se aviva y  brota con más fuerza que nunca.

Este año también hay equipo y ¡qué equipo!. Allá vamos:

Con ya algunas medallas colgadas del cuello, cuando pensaba que ya estaba más que retirado, vuelve con el mismo espíritu indomable de siempre Dennys “el Doctor” Camacho. Intentará volver a colarse en el podio en la difícil categoría de cuarto dan y conseguir lo más difícil todavía. Porque si haberlo conseguido el año pasado era misión imposible, ahora repetir parece una utopía. Pero al doctor le gustan los desafíos. También intentará clasificar al equipo en potencia con su ya famoso rompimiento de puño, capitaneará con liderazgo el tul por equipos y estará al servicio del coach para aportar en el combate por equipos.

 Otro que ya decía que iba a colgar los guantes volvió, y la verdad es que no hizo falta insistirle mucho. Cuando recibió la llamada para ayudar al equipo, no lo dudó ni un instante y se puso al servicio del mismo. Juan Pablo “El Pipi” Andrés se resiste a abandonar la disciplina del grupo y competirá con el equipo en tul, combate y con el bandae dollyo en potencia, además tirará de veteranía y dará más de un susto a todo el que se confíe en tul de segundo dan y combate hasta 71Kg.

 Como tercer integrante de este equipo tenemos ya a un clásico, representa la potencia, el equipo de espíritu, es la chispa que hizo que el fuego resurgiese y el espíritu de equipo brote con más fuerza que nunca. Este año está más pesado que nunca, Alfredo “El Mono” De Bonis competirá con los pesos pesados en +85Kg, tul de tercer dan y le pegará a la tablas con más potencia que nunca. Además le dará peso y potencia al equipo en tul, en combate y potencia por equipos.

 Estos tres son la pieza angular, los clásicos, los de siempre, los que tienen la experiencia y la veteranía, pero lo bueno de los equipos es cuando se combina la experiencia de los veteranos con el empuje de los más jóvenes, dicho esto, este año tenemos dos “rookies” que aportan mucho contenido técnico al equipo.

 Desde Galicia con poco más de 60 kilos, 19 años y una preparación más que notoria,  llega Fito “El marciano” Liñayo. Representará a España en combate hasta 64Kg y tul de primer dan. Fito ya sabe lo que es volar a nivel internacional en la categoría junior, y viene ahora a presentar su candidatura con los senior, viene con fuerza y bien preparado dispuesto a darnos alguna alegría. Será nuestro héroe en “self defense” y meterá toda su potencia y definición en tul por equipos.

 Estaba desaparecido, se fue a hacer las américas, luego a la luna en cohete espacial y acabó en un rascacielos. En el ínterin encontró tiempo y apareció por el gimnasio sin mucho fondo físico y siendo la sombra de lo que era. Pero este prodigio se puso poco a poco en forma y reencontró su técnica coreana. Sergio “El Culebra” Rodríguez ha vuelvo y lo ha hecho con fuerza, para aportar el timing al equipo en los tules, saltar hasta el infinito para conseguir una medalla a sus compañeros, y apoyar al equipo en lo que necesite. Además el Culebra competirá con solvencia en tul de primer dan haciéndonos soñar junto al Marciano con una final española, porque soñar es gratis y reconforta el alma. También saltara en técnicas especiales.

 Al equipo se suman los hermanos Pérez, vienen con garra y fuerza, reforzarán al equipo en combate y potencia si es necesario, y combatirán en 71Kg y 64Kg, Nicolás y Lucas, integrados en el equipo desde el primer día, alma, espíritu, garra y corazón.

 Además tendremos a otros compañeros más de la UTE, Daniel Gómez, David Espinosa y Sergio Valero, que reforzarán el equipo de combate si el equipo los necesita.

Por último y más importante tendremos a mis ojitos derechos, a los “junior” madrileños, ambos con menos de 80kg. Con recién cumplidos 40 años Konrad “El martillo” Kowalcyk, este madrileño de barrio polaco va dispuesto a no dejarse nada dentro. Competirá en tul de primer dan, combate individual y potencia, “El martillo” hará temblar la categoría de combate, ¡que nadie se deje el bucal en casa!

Por otro lado también irá a estrenar su medio siglo de experiencia Antonio “El Pícaro” Santiso. Ya no es nuevo, ha aprendido mucho y tiene ganas de ser el más listo. Antonio compite en tul de tercer dan, aunque por dentro ya sea sabum nin, utilizará toda su picardía, astucia y velocidad en combate. Las mejores expectativas de estos dos “Juniors”, con medalla o sin ella volverán con el corazón lleno y una sonrisa de oreja a oreja.

Este año yo no viajo, pero me quedo tranquilo, mi media mitad, ese ajedrecista que juega a ser publicista cuidará de mis chicos, a la cabeza del equipo mi compañero y socio el Sabumnin Veyssiere.

Suerte y a por todas! 

Francisco Espeche

Leave a Reply